«En esta vida se debe de aprender a procurar el bienestar de los demás, asumiendo el esfuerzo y la responsabilidad de los servidores públicos en cuanto a la educación, el hogar o la familia, desarrollando la tolerancia y el amor».

«Esto nos demuestra ser una persona digna, de confianza, responsable en su trabajo y resultados, para lo cual la felicidad hogareña es su meta principal en la vida, como así la de todos los que la rodean, pudiendo posponer sus propias necesidades al bienestar de los demás».

«Trabajar con precisión, ser práctico, confiable, objetivo, constante y eficaz, además, se debe aprender a aceptar las indicaciones de quienes quieren participar, y dar de sí lo mejor para el logro en la tarea que realice para llevarlo a la meta que se busca».

El reto inició y concluirá dónde todos sabemos que llegaremos juntos, con la esperanza de que nuestra situación cambie, ya nos agarramos de las manos y no nos vamos a soltar en ningún momento, tu confías en mí y yo en ustedes, no temas, porque a mí no me asustan.

Atentamente

Rodolfo Lizarraga Arellano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: