NO TODO SON MALAS NOTICIAS EN CABORCA


¿Sabes quién fue de las primeras parteras que hubo en Caborca?

Por: María del Carmen Guzmán, Cronista Municipal de Caborca, Sonora.

Aquí te contamos la breve historia de la señora María Cruz Palomino Miranda, «Doña Crucita».

Doña Crucita como le decía gran parte de la comunidad, vivió su infancia en Granados.

A los 17 años se casa con Ignacio Zepeda Palomino y deciden irse a radicar a Villa Hidalgo, alrededor de 12 años, posteriormente a Pilares de Nacozari.

Procrearon 10 hijos, siendo ella misma quien atendiera su propio parto.

En 1949 deciden venirse a vivir a Caborca, buscando una mejor calidad de vida, ya que les habían prometido una colonia para las familias que se trasladaran de Pilares a esta Ciudad.

Pero no fue así, empieza a trabajar Doña Crucita y su hija María Luisa en casa de Don Manuel Salcido. Estando trabajando va y la busca una mujer que la reconoció y le pide que atienda a su hija que tiene labor de parto, de allí empieza su trabajo en Caborca como Partera.

La mayor parte del tiempo se la llevaba de casa en casa, lo poco que ganaba lo compartía con la misma gente que atendía y que estaba necesitada. Sobaba molleras, empachos, torceduras y partos.

El mismo día que murió, despachó a una parturienta al IMSS porque sus fuerzas se le acabaron y en menos de dos horas que llegó a la Clínica dejó de existir, llevándose en su corazón tantas experiencias de traer al mundo a muchas creaturas como ella decía, y poder curar a tantas personas con sus dones que Dios le regaló.

Fue así como Doña Crucita pasó a ser parte de la historia de muchos caborquenses, a quienes les ayudó a ver la luz en este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: