UNAM SUGIERE IMPLEMENTAR DIETA DE LA MILPA PARA COMBATIR SOBREPESO Y OBESIDAD

Cd. de México (Agencias).- México ocupa los primeros lugares a nivel mundial en sobrepeso y obesidad según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Para reducir este problema de salud, la UNAM sugiere implementar la dieta de la milpa.

—¿Qué es la dieta de la milpa?

La dieta de la milpa, un modelo de alimentación de origen mesoamericano que se basa en la cultura y características regionales de la alimentación mexicana.

Se trata de “la combinación de una leguminosa y un cereal, por ejemplo frijoles y tortilla; al juntarlos estamos garantizando el aporte de una proteína de alto valor biológico”, indicó la especialista Xóchitl Ponce Martínez, maestra en Ciencias de la Salud en el área de Epidemiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La dieta de la milpa tiene como centro nutritivo cultural a los productos de la milpa, es decir, maíz, frijol, chile y calabaza, según la Secretaría de Salud (SSA), así como los demás alimentos de origen mesoamericano que se consumen en México, junto con aquellos adoptados por la cocina tradicional mexicana de origen externo, combinados de forma saludable.

—Beneficios de la dieta de la milpa

  • Buen balance proteico
  • Fuente de fibra soluble e insoluble, que inhibe la absorción de colesterol disminuyendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Favorece el balance ácido alcalino, ayudando a tener valores más adecuados del potencial renal ácido.
  • Menor aporte de grasas.
  • Favorece el estado de antioxidación o de balance oxidativo.
  • Efecto antitóxico, por lo que favorece la eliminación de toxinas

Además, la experta de la UNAM sostuvo que este régimen alimenticio tiene el beneficio de que se basa en alimentos de calidad y de fácil acceso para las poblaciones, ya que pueden cosecharlos u obtenerlos en su región.

—Factores que influyen para desarrollar sobrepeso y obesidad

  • Geografía

Ponce Martínez enfatizó que la ubicación geográfica se vuelve un factor esencial para conocer la accesibilidad de alimentos de una persona o una comunidad.

  • Alimentación deficiente

La investigadora de la UNAM indicó que existen casos en los cuales los individuos pueden no obtener los nutrimentos necesarios al llevar a cabo algún tipo de dieta, debido a que las porciones o alimentos carecen de balance adecuado. Lo cual puede ser más perjudicial en niños y adolescentes, porque son quienes mayor cantidad de nutrientes necesitan durante el crecimiento.

—Valor nutricional

En el caso de México, la experta indicó que el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Alimentación Nutritiva y de Calidad 2018, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollos Social (Coneval) señala que en el país predominan los alimentos con baja o nula calidad nutricional como los cereales y bebidas azucaras, botanas dulces y saladas, así como comida rápida, que posee un alto contenido de grasa, sal y azúcar.

Ante esto, la especialista insistió en que la carencia al acceso de alimentos de calidad se relaciona con la obesidad, la cual se desarrolla debido a que una persona come más de lo que gasta en energía. No obstante, resaltó que la calidad es lo más importante, ya que los alimentos ingeridos presentan alta densidad energética y no proporcionan los nutrientes necesarios.

—Alimentos más consumidos

Ponce Martínez aseguró que los productos más consumidos tanto por adultos como por niños en México, son:

  • Bebidas endulzadas
  • Botanas
  • Dulces
  • Postres

—Mientras que los que menos se ingieren son:

  • Verduras
  • Frutas
  • Huevo

—Falta de nutrientes

La académica enfatizó que existe relación entre los micronutrientes y la obesidad toda vez que la falta de vitaminas A, D, B, así como de minerales como el zinc, hierro y calcio incrementan el tejido adiposo y la actividad inflamatoria.

—¿Cómo disminuir el sobrepeso y la obesidad?

Para poner un alto a esta epidemia de la obesidad, la máxima casa de estudios de México, aseguró que “es necesario crear herramientas que permitan evaluar la calidad de la alimentación de acuerdo a la población y al contexto en el que ésta se desenvuelve; así como mantener ciertos hábitos de actividad física y de descanso”.

De igual forma, el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria recomienda aumentar la disponibilidad, accesibilidad y consumo de agua potable, así como disminuir el consumo de grasas, azúcares y sodio, y optar por futas, verduras, leguminosas, cereales de granos enteros y fibras en la dieta que sí representen un aporte nutritivo.

—Sobrepeso y obesidad, un problema de salud pública

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 13% de la población adulta en el orbe padece sobrepeso u obesidad, mientras que en América Latina, el informe del Banco Mundial, presentado en 2020, registró que, de cada 10 personas, mayores de 20 años, 6 son obesas.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) señaló que en México el grupo etario entre 30 y 59 años es el que presenta mayores niveles de obesidad: 35% en hombres y 46% de mujeres.

Desafortunadamente, dijo la académica de la UNAM, este problema no es sólo de adultos, pues el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) recalcó que, en México “1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad”, colocando al país entre uno de los primeros a nivel mundial.

Con información de UNAM/UnoTv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: